sábado, 17 de mayo de 2008



Es viernes a la noche, lo que pasa adentro de la habitación es parte del programa de viernes a la noche, nada de salidas, nada de interacción, los hombres jóvenes y saludables van a perderse en la pista, las mujeres jóvenes saludables van a perderse en la pista, el perfume siempre atrae al sexo opuesto, siempre desencadena la transpiración, de parado, en cama ajena o transitoria.
A la noche, con las ventanas cerradas para que nadie vea lo que pasa, para que nadie entre y arregle el desorden o hable de los libros y las revistas que están a la vista, para que nadie intente leerme y articular alguna clase de comentario ingenioso sobre lo que me gusta leer y el efecto que tiene en mi.
El monitor parpadea archivos avi, rubias entrenadas se besan y se chupan, tengo una revelación, que cae en el diario, que puse en el piso para que no se manche la alfombra.
El semen sobre los clasificados es literatura del yo.